FORO JOLY ANDALUCÍA

ARCHIVO
photo

Cargo: Director ejecutivo en España del Grupo Emperador
Fecha: 1/12/2016
Presentador:

Foro Joly

Información Galería

Coloquio

El responsable en España de Emperador dejó ayer en su conferencia en el Foro Joly, patrocinado por Cajasur, un mensaje claro que refuerza la apuesta del grupo por el Marco de Jerez y la ciudad. Tras su presentación a cargo del director de Diario de Jerez, Rafael Navas, Cortés manifestó: “No estamos aquí por romanticismo, sino para devolver a Jerez, a su vino y a su brandy, donde estaba hace cincuenta años, cuando vendía millones de cajas en México, Europa…”. Y “de Jerez tenemos que llegar al mundo”, reto que lanzó al sector en su conjunto, porque “no es algo que pueda conseguir solo Fundador”.

Quiénes somos y qué hacemos. Cortés centró parte de su discurso en explicar los orígenes del gigante empresarial al que pertenece Bodegas Fundador, filial de Emperador, que forma a su vez parte del conglomerado empresarial Alliance Global, que cotiza en la bolsa de Manila con un valor de capitalización de 2.300 millones de euros.

Emperador, el mayor productor de brandy del país asiático, explota la división de bebidas espirituosas, licores y vinos, con la que Andrew Tan inició su trayectoria empresarial a través de un pequeño negocio de importación y exportación. Pero además de las bebidas, Alliance Global tiene intereses en el sector inmobiliario, principal activo del conglomerado que gestiona la sociedad Megaworld, así como una división de negocio vinculada al entretenimiento y al ocio y la franquicia de McDonald’s, la única no cotizada.

Para hacerse una idea de lo que representa Alliance Global, el hombre de confianza de Tan en España deslizó que el grupo cerró el último año con unos ingresos por ventas de 2.700 millones de euros y unos activos valorados también en 2.700 millones, mientras que el ratio de deuda apenas alcanza el 4%.

En lo que atañe a la división de bebidas, Emperador ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años, en concreto en la última década, en la que ha pasado de vender cinco millones de cajas en 2005 a 23 millones de cajas en 2013, año en el que Emperador marca un nuevo punto de inflexión con el lanzamiento en Filipinas, gracias a su alianza estratégica con González Byass, de su primer brandy español, 100% de Jerez, que le lleva un año después a comercializar 33 millones de cajas.

Según Cortés, el motivo de esta expansión es el “cambio de tendencia” propiciado por la empresa en los hábitos de consumo de Filipinas para convertir el brandy en una bebida “cool”, “un motivo de celebración”, pero para seguir creciendo, la compañía entendió que tenía que dar el salto a Europa, internacionalizarse, proceso que inició en 2013 con la compra de la prestigiosa destilería de whisky White & Mackay, a las que siguieron otras como Dalmore y Jura, que tuvo continuidad hace ahora un año con la adquisición de las antiguas bodegas Domecq y sus marcas de vinos y brandies de Fundador, Harveys y Terry, y que espera rematar en Jerez antes de que finalice el presente año con la incorporación al grupo de Garvey, la bodega hasta no hace muchos años propiedad de la familia Ruiz-Mateos.

“Con la compra de Fundador, la apoteosis, cerramos el círculo”, manifestó Cortés, quien detalló que Andrew Tan quedó prendado del brandy en su primer viaje a España, muchos años atrás, y en el que tuvo oportunidad de visitar una bodega de Jerez y el año pasado “volvía a España para visitar Domecq y quedarse”.

Precisamente, aquella primera visita en la que recaló en Sevilla fue la que animó al magnate filipino a aventurarse en el negocio del brandy con Emperador, nombre que según desveló Cortés, eligió por su parecido con Fundador -también barajó Conquistador, pero no le pareció oportuno-. Además de que la marca pionera del brandy pionero de Domecq es un icono en Filipinas, tiene un significado muy especial para Andrew Tan, cuyo padre descorchó dos botellas de Fundador el día que completó sus estudios universitarios.

En su recorrido inicial por la larga historia de Fundador, “la primera de Jerez, que no del Marco” con casi 300 años a sus espaldas, Cortés destacó las cuatro etapas que, a su juicio, marcan su trayectoria: La fundación en 1730 de Bodegas Domecq para la comercialización de sherry, fundamentalmente en Reino Unido; el descubrimiento en 1874, “casi por casualidad”, del brandy por parte de Pedro Domecq Lustau -a la bodega llegó de vuelta una partida de alcohol y las botas quedaron arrumbadas durante treinta años, dando lugar a la bebida espirituosa jerezana-; la fructífera etapa de expansión mundial bajo la familia Domecq hasta mediados del siglo XX; y el periplo de las multinacionales, iniciado en 1994 con la británica Allied Lyons -luego Allied Domecq-, durante el que la empresa pierde carácter al pasar luego a Pernod Ricard y Beam Global, “que en 2015 decide desinvertir para centrarse sólo en los grandes volúmenes y decide que Jerez y el brandy no le interesan”.

Aquella decisión dio pie a la llegada de Emperador, “que tuvo la gran suerte de poder recuperar este territorio, esta bodega para el mundo”, dijo Cortés, quien desveló que, llegado el momento, “Tan, que tiene a Jerez y a Fundador en el corazón, me dijo: he comprado una bodega y tu misión es ponerla donde tiene que estar”.

Para ello, el propio Tan inculca en sus empresas los mismos valores que le inculcó su padre para triunfar en la vida, explicó el mano derecha del magnate filipino en España, quien acto seguido pasó a enumerar estos principios: Hay que ser competitivos, entendiendo como tal la apuesta por la excelencia, por la calidad y la innovación, sin dejar de dar satisfacción al cliente. “Queremos ser los que tiren del carro, estar en la locomotora del tren”; la palabra y el honor; y ser rentables, no para tener beneficios sin más, sino para crecer más y reinvertir en el negocio y en la ciudad jerezana.

Con estos valores, Emperador ha pasado de abarcar en 2013 el mercado doméstico filipino y Oriente Medio a extenderse hoy día por todo el mundo, “salvo Latinoamérica. Por el momento”, indicó Cortés.