Luis Rojas Marcos recibe el III premio Manuel Clavero

El jurado distingue la larga y fructífera carrera profesional del psiquiatra sevillano, que emigró en 1968 a Nueva York, donde ha dirigido la red sanitaria pública.

MÉDICO, psiquatra, especialista en salud pública, profesor universitario, investigador, ensayista y divulgador científico. Luis Rojas Marcos (Sevilla, 1943) atesora méritos suficientes para ingresar en la galería de sevillanos ilustres que reconoce el Premio Manuel Clavero, un homenaje que le acaba de ser concedido por ser considerado por el jurado como “un ejemplo social”. Este galardón fue creado en 2011 por Diario de Sevilla y la Fundación Persan para distinguir a personas ejemplares de la sociedad civil sevillana bien por una obra de señalada trascendencia o bien por su trayectoria vital.

Luis Rojas Marcos, sevillano afincado en Nueva York, destaca por su larga y fructífera carrera profesional, que ha abarcado en su disciplina ámbitos tan amplios como la investigación, la atención clínica, la docencia y la divulgación. También, de manera especial, la gestión hospitalaria de la sanidad pública, en la que ha sido director del Sistema Psiquiátrico Hospitalario Municipal de Nueva York, máximo responsable de los Servicios de Salud Mental, Alcoholismo y Drogodependencias de la ciudad y presidente de la red neoyorquina de hospitales públicos y ambulatorios, recoge el acta.

Desde muy joven tuvo vocación de médico. Se licenció en Medicina en la Universidad Hispalense y en 1968 emigró a Nueva York, en donde reside desde entonces. Allí se especializó en Psiquiatría, especialidad que ha desarrollado principalmente en el campo académico, en el que sigue ejerciendo como profesor de su universidad. Es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Bilbao y en Ciencias Médicas por la Universidad del Estado de Nueva York. Y en la actualidad es miembro de la Academia de Medicina de Nueva York y de las academias americanas de Psiquiatría y de Medicina Paliativa.

El sevillano es autor de estudios pioneros sobre los efectos de la barrera del lenguaje en inmigrantes enfermos mentales con dificultad para expresarse en la lengua inglesa. Y en el cargo de director de los servicios psiquiátricos de los hospitales públicos, creó el proyecto HELP (Homeless Emergency Liaison Project), un modélico servicio médico móvil para atender y hospitalizar a enfermos mentales graves desamparados sin techo. También como comisionado de Salud Mental, Alcoholismo y Drogas, se distinguió por financiar y poner en marcha los primeros programas específicos para las comunidades inmigrantes hispanoamericana, china, rusa y caribeña de la ciudad. También desarrolló un plan de prevención de violencia en los colegios públicos de la ciudad.

Rojas Marcos también ha demostrado ser un magnífico gestor. Tuvo que gestionar una plantilla de 43.000 empleados y un presupuesto anual de 5.000 millones de dólares durante los seis años y medio que ejerció como presidente ejecutivo del Sistema de Sanidad y Hospitales Públicos de Nueva York. El sevillano fue el responsable de 16 hospitales municipales y la red de ambulatorios de la ciudad neoyorquina en una etapa en la que la calidad de estos servicios alcanzó niveles sin precedentes. De hecho, por primera vez se cerraron los años fiscales con superávit, lo que hizo innecesarias las subvenciones estatales, según reseña el jurado en su acta del premio. Este logro fue reseñado a nivel nacional.

Precisamente en 2001, siendo también miembro del consejo de control de emergencias de la ciudad, vivió muy de cerca el ataque terrorista contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre. Una experiencia que plasmó más tarde en un libro tras ayudar a cientos de personas a superar el trauma.

Su legado científico y literario es muy destacable. Al margen de decenas de publicaciones científicas y artículos periodistícos, su obra está compuesta por 15 libros de ensayo y tiene como eje conductor el optimismo y la búsqueda de la felicidad. El jurado destaca del premiado su calidad de “lúcido y privilegiado espectador de nuestro tiempo”. El ejercicio de su profesión en Nueva York lo sitúa en un valioso observatorio mundial en un momento de la historia que él considera apasionante y difícil de imaginar por nuestros antepasados. Su filosofía invita a sus contemporáneos a recogijarse de vivir en un mundo tangible, solidario, dinámico y vital.

Su primer libro, La ciudad y sus desafíos, un ensayo sobre la vida en las grandes urbes, se publicó en 1992. Y luego continuó su bibliografía con reflexiones sobre las rupturas de pareja, la violencia, la depresión, la autoestima, la convivencia y la búsqueda continua de la felicidad, un concepto que se retrata con perfección en su última obra, Secretos de la felicidad (2012), que muestra las claves para fortalecer nuestra satisfacción con la vida. Dice Rojas Marcos que nuestro mapa genético está diseñado para ser feliz y también que realmente somos lo que recordamos de nosotros mismos, un concepto que define en otra de sus últimas obras, Eres tu memoria (2011) y que enseña las medidas que se pueden adoptar para retardar la destrucción de las víctimas del alzhéimer, por ejemplo, otro de los males que castigan a la sociedad actual, como la violencia o otros latidos sociales, como él mismo define, que tienen que ver con los dilemas de la mujer trabajadora, la familia de hoy y los viejos y nuevos tabúes y desafíos a los que se enfrenta el ciudadano y que se recopilan en sus libros y artículos.

Luis Rojas Marcos ya ha cumplido los 70 años y su currículum sigue creciendo. En 2005 fue nombrado miembro del Consejo de Medicina del Estado de Nueva York, organismo oficial que regula la profesión médica en ese estado, y en 2008 fue designado miembro del Consejo para Educación en Cuidados Paliativos.

En España, el prestigioso psiquiatra ha sido patrono de la Fundación La Caixa durante diez años, es patrono de honor de la Fundación Adana (Ayuda Déficit Atención Niños, Adolescentes y Adultos), y asesora y apoya a instituciones preocupadas por temas sociales y de salud pública. El año pasado la Universidad Ramón Llull le otorgó el título de doctor honoris causa.

El premio Manuel Clavero está patrocinado por la Fundación Persan, que suma con ello una nueva acción social a las que ya realiza: la inserción laboral de colectivos con dificultades, su aportación al Plan ADO para deportistas paralímpicos y una cátedra en Química de la Universidad Hispalense.

El reconocimiento a Rojas Marcos se añade a otros como la Medalla de Andalucía, que le fue otorgada en 1996, o la Medalla de la Orden de las Artes y las Letras de España, que obtuvo en 2010. El galardón se entregará el próximo mes de febrero en Sevilla.

Galería Gráfica relacionada

ACTUALIDAD

image

Premios Ayesa: cuando el esfuerzo merece la pena

Cuatro jóvenes recién salidos de la Universidad de Sevilla cumplieron ayer un sueño. Gracias a su impecable expediente, a su esfuerzo y a su talento recibieron el Premio a la Excelencia Académica de manos de la Fundación Ayesa, Grupo Joly y Fundación Fidias. Eso se traduce en la consecución del bien más buscado por un […]

image

Carmen Laffón recibe el V Premio Clavero

De nuevo, Carmen Laffón ha hecho historia. La primera mujer andaluza en ingresar en la Academia de Bellas Artes de San Fernando volvió a asumir su condición de pionera el jueves por la noche en el Hotel Alfonso XIII cuando el propio Manuel Clavero la condecoró con el V Premio que lleva el nombre de […]

image

Felipe Gónzalez recibe el IV premio Clavero

ÉSTA es la historia de dos personas. De dos políticos, y la de ellos con una ciudad, Sevilla, y con una comunidad, Andalucía. El catedrático Manuel Clavero conoció al estudiante Felipe González en la Facultad de Derecho en la década de los 60; después compartieron legislatura en las primeras elecciones democráticas y una gesta política […]

Ver resto de foros >>

FORO JOLY

subir